Autobombas:¿Vehículos de ayuda o armas cargadas? / Articulo de Guillermo Francisco Beas

CHOQUE MULTIPLE ENTRE AUTOBOMBA, COLECTIVO Y VEHICULO/ BARRIO ONCE, BUENOS AIRES / ARGENTINA 

 

 El siguiente articulo surge de la imperiosa necesidad de trasmitir mi punto de vista, sobre este hecho en particular, como así también desarrollar una serie de reflexiones y conclusiones, para dar una herramienta más a los hombres y mujeres que tienen la responsabilidad de conducir un autobomba u otro vehículo de emergencias.

En primer lugar quiero hacer llegar mis más sentidas condolencias a los familiares de las víctimas y transmitir mis mayores sentimientos de esperanza y fortaleza a los colegas bomberos que resultaron lesionados en este lamentable suceso. En segundo lugar, aclarar que este artículo no tiene como objetivo “hacer leña del árbol caído”, al contrario, el objetivo es compartir un análisis y una forma de ver este acontecimiento de forma positiva, para que todos los hermanos bomberos que tengan acceso a este escrito, tomen conciencia que nadie está exento de sufrir un accidente de estas características.

 

Análisis del caso

 

Como se ve claramente en el video de las cámaras de seguridad, el accidente ocurre en una intersección de calles, en donde la autobomba es impactada a gran velocidad por un vehículo menor, que desvía su trayectoria y ambos vehículos impactan contra un colectivo estacionado en la mano contraria. Produciendo el deceso de dos ocupantes del vehículo menor y cuantiosos poli traumatizados, entre ellos 4 bomberos.

Cuando vi por primera vez estas imágenes inmediatamente me surgieron los siguientes interrogantes:

  • · ¿Cuál será el estado de esos colegas?
  • · ¿Habrán  quedado atrapados?
  • · ¿Traían el cinturón de seguridad colocado?
  • · ¿La autobomba, disponía de cinturones de seguridad en la cabina trasera del personal?
  • · ¿Cuáles habrán sido las causas que llevaron a que sucediera este terrible accidente?
  • · ¿Cómo se podría haber evitado este doloroso evento?
  • · ¿Hay algún grado de responsabilidad del chofer/maquinista de la autobomba?

Muchos de estos interrogantes los pude responder leyendo y analizando las crónicas periodísticas, pero para otros, las respuestas las encontré en el estudio de causas, el análisis de estadísticas y el desarrollo de técnicas de manejo defensivo  que NFPA  contempla en su norma 1002 (Norma sobre las cualificaciones profesionales de  los choferes/maquinistas del vehículo contra incendios). Esta norma, plasmada en el manual de IFSTA (Asociación internacional de formación de bomberos) “Conductores de vehículos autobomba”, contiene gran cantidad de información y enseñanzas, totalmente aplicables a la realidad de los cuerpos de bomberos de nuestro país.

A continuación desarrollaré las repuestas a las inquietudes e interrogantes que generó en mí este accidente.

  • ¿Traían el cinturón de seguridad colocado?
  • ¿La autobomba disponía de cinturones de seguridad en la cabina trasera del personal?

Para estas dos preguntas no pude hallar datos certeros en las crónicas periodísticas, si traían colocado o disponían en la autobomba cinturones de seguridad.

Pero igualmente quiero transmitir ni experiencia personal en cuanto a la utilización de dichos sistemas de seguridad dentro del sistema de bomberos a nivel nacional.

En lo que refiere a mí corta trayectoria como bombero (9 años de servicio), he visto pocos cuerpos de bomberos que tengan como norma obligatoria la utilización de los cinturones de seguridad, es más, han sido pocas las autobombas en las que noté que disponían de cinturones de seguridad para todos sus ocupantes.  He advertido fallas al ver la cantidad de bomberos que suben en una autobomba, a la hora de asistir a una emergencia ya que generalmente excede notablemente la capacidad de la autobomba.

Estas malas prácticas, virulentos hábitos o falta de conciencia, hacen que aumentemos exponencialmente, la posibilidad de sufrir lesiones  graves  en un eventual accidente.

Imaginemos que concurrimos a un llamado de auxilio, y por equis causa la autobomba en que viajamos da un vuelco. En ella que disponía de seis plazas y viajábamos diez bomberos, ninguno con el cinturón colocado y muchos montados uno sobre otro. ¿Cuántos  lesionados habría y  que gravedad de lesiones sufriríamos?

Y si a esa misma situación le sacamos cuatro bomberos y le sumamos la utilización del cinturón de seguridad, ¿los resultados serian los mismos?

Evidentemente no; en conclusión la utilización del cinturón de seguridad debe ser obligatoria para todos los bomberos que respondan a una emergencia, como así también debemos pregonar la colocación de cinturones en nuestros camiones si es que no disponen.

Recordemos que el cinturón nos salva la vida frente a los accidentes de tránsito, y si no estamos seguro de esto, recurramos a nuestra memoria y analicemos los accidentes a los concurrimos, para diferenciar las lesiones que sufre las personas cuando lo usan y cuando NO

 

  • ¿Cuáles habrán sido las causas que llevaron a que sucediera este terrible accidente?

La NFPA 1002 contempla 5 cusas principales de ocurrencia de accidentes de tránsito protagonizados por autobombas.

Esta clasificación surgen dos estudios estadísticos realizados en los Estados Unidos, uno por el sistema de emergencias de la ciudad de Nueva York y otro por la Universidad de Pennsylvania en Indiana.

Estos estudios arrojaron a la mesa de discusión datos de suma importancia para el desarrollo de programas de capacitación para conductores de vehículos de emergencia.

Las cinco causas principales son las siguientes:

 

1. Maniobra inadecuada de marcha atrás del vehículo contraincendios

2. Conducción temeraria por parte de los demás vehículos

3. Velocidad excesiva del  vehículo contraincendios

4. Falta de experiencia y habilidad en la conducción por parte del conductor el vehículo contraincendios

5. Diseño o mantenimiento deficientes del vehículo contraincendios

 

Para el caso puntual del accidente protagonizado por los bomberos colegas de la PFA, voy a focalizar mi análisis en tres de las cinco causas nombradas anteriormente.

-En primer lugar, en el video de advierte que la causa principal de este accidente es la “Conducción temeraria por parte de los demás vehículos”. Es evidente que el exceso velocidad y la actitud temeraria del conductor del vehículo menor, fue determinante para que aconteciera tal brutal acontecimiento.

Por lo tanto, debemos ser consientes que nunca vamos a poder controlar como conducen los demás, que las sirenas y los sistemas de advertencia lumínicos que dispone la autobomba, no siempre van a ser oído o vistos por todos los conductores o peatones, con lo cual debemos  adoptar una actitud defensiva a la hora de conducir el vehículo de emergencias.

-Otras de las causas es la velocidad con la  que la autobomba llega a la intersección. Si bien no se advierte que haya transitado a gran velocidad, si venia lo suficientemente rápido como para no tener la distancia de frenado necesaria para evitar el accidente. Tengamos en cuenta que la distancia total de detención, es la suma de la distancia de reacción del conductor, mas las distancia de frenado del vehículo.

 En consecuencia, la “Velocidad excesiva del  vehículo contraincendios”  es la segunda causa, por la cual ocurre el accidente.

Debemos reflexionar que las intersecciones de calles o avenidas, son los puntos de la ciudad, donde el riego de sufrir un accidentes se potencia a niveles exponenciales. Por lo tanto nuevamente insisto que debemos aplicar una forma conducción defensiva.

Maniobras simples como reducir la velocidad al punto tal de disponer de la distancia de frenado necesaria, o asegurarse que todos los vehículos que lo rodean adviertan de su paso, seguramente hubiese cambiado el rumbo de esta historia.

Ustedes pensarán que frenar en todas las intersecciones retarda el tiempo de respuesta, posiblemente si, ahora yo pregunto; ¿Qué conviene más? ¿Perder algunos minutos en el tiempo de arribo o NUNCA llegar a destino?

-Y por último, la tercera causa fundamental que analizo de este accidente es la “Falta de experiencia y habilidad en la conducción por parte del conductor el vehículo contraincendios”.

No es mi intención prejuzgar las capacidades del conductor, como así tampoco analizar sugestivamente sus destrezas a la hora de conducir la autobomba, pero si queda evidenciado en el video la falta de actitud defensiva a la hora de llegar a la intersección.

Como ya mencione en reiteradas oportunidades la actitud de manejo defensivo es de extremada necesidad en los conductores de autobombas o cualquier otro vehículo de emergencia, y esta actitud se hace mas necesitaría e imprescindible en las grandes urbes, debido a la cantidad de vehículos que hay en circulación y de los cuales debemos resguardarnos.

Tomar una actitud defensiva de manejo, es básicamente tratar siempre adelantarse a los hechos que puedan llegar a suceder. Para esto hay que tener en cuenta 5 puntos básicos a la hora de conducir un vehículo de emergencia.

ž     Conduzca mirando bien lejos al frente.

La preeminencia de conducir una autobomba, es claramente la altura en la que se encuentra el conductor. Esta altura nos da la ventaja de disponer de un campo visual más extenso, y si conducimos mirando bien al frente, podemos prevenir acciones de otros conductores u otros riegos que aparezcan en nuestro camino.

 

 

 

ž     Controle visualmente toda la situación

Cuando uno conduce un vehículo de emergencias, debe controlar continuamente toda las situaciones a su alrededor, ya que esto le permitirá estar prevenido frente a alguna falla o imprudencia de otro conductor. En este punto la utilización y el buen estado de los espejos retrovisores, son esenciales.

ž      Mueva su punto de visión

Nunca debe fijar su vista demasiado tiempo en un solo punto, ya que esta acción incorrecta no le permitirá advertir posibles situaciones riesgosas en otras direcciones.

ž     Deje una “salida “para usted

El conductor siempre debe dejar lugar para realizar una maniobra evasiva, ya sea reduciendo la velocidad para mantener el control de la distancia total de frenado, como también circular por el centro de las arterias principales para tener varias opciones y direcciones a la hora de evadir situaciones riesgosas.

ž     Asegúrese de que los otros pueden verle y oírle

Es fundamental el uso racional de los sistemas de advertencias lumínicos y sonoros. Aunque debemos ser consientes que no todos nos pueden oír o ver. Una práctica segura para cruzar un semáforo, ya sea en color verde o rojo, es aproximarse a la intersección con todos los sistemas funcionando y antes de cruzarla detener la marcha por unos instantes hasta asegurarse que todos los conductores nos sedan el paso.

 

  • ¿Cómo se podría haber evitado este doloroso evento?
  • ¿Hay algún grado de responsabilidad del conductor de la autobomba?

A estos dos interrogantes, en un principio los había analizado por separado, pero examinando profundamente mi investigación, creí conveniente unificar mis reflexiones.

Quiero aclarar que mis más arraigadas convicciones y pensamientos, hacen que encuentre a todo accidente y de cualquier índole, posible de evitar. Además, el análisis se basa exclusivamente en las actitudes y aptitudes del conductor del autobomba, ya que, como aclaré anteriormente no podemos controlar como conducen las demás personas, por lo tanto no hay lugar al estudio de estas circunstancias.

La respuesta al primer interrogante que planteo en esta etapa, es corta clara, concisa y reiterativa.

Se podría haber evitado si el conductor de la autobomba, hubiese tenido los conocimientos de manejo defensivo necesarios, para vehículos de emergencia. De haberlos tenido, debía haberlos  aplicado.

Ahora bien, analizando la responsabilidad del conductor, ¿El es responsable de que su cuerpo de bomberos no lo instruya para estos acontecimientos? Yo creo que no, pero tiene un alto grado de responsabilidad, si él recibió la instrucción y no la aplicó.

Ustedes pensarán a que quiero llegar con lo desarrollado en estos párrafos, y el fin es el siguiente:

Debemos ser consientes de que todos los cuerpos de bomberos de la argentina, ya sea voluntarios, de la PFA o de la policía de Salta, etc.; deben instrumentar programas de entrenamiento, estrictos, certeros y con sistemas de calificaciones excluyentes, para la selección de los conductores de autobombas. No basta con que un conductor más viejo, enseñe a un bombero joven, como funciona la bomba, salgan a dar una serie de vueltas por la ciudad y este último quede habilitado para manejar un vehículo de las características de una autobomba.

La responsabilidad del conductor es muy grande; conducir la autobomba lo más rápido y seguro posible hasta el lugar de la emergencia,  velar por la vida de todos sus compañeros que viajan con él y de la vida de las demás personas a su alrededor.

El entrenamiento del conductor debe ser tan importante, como la responsabilidad que conlleva cumplir esta función.

A fin de ampliar la información que brindo en este artículo plasmo un resumen de las prácticas de conducción segura.

ž     Recuerde que la velocidad es menos importante que llegar a salvo al lugar de destino.

ž     Reduzca en las intersecciones y deténgase si encuentra un semáforo en rojo o una señal de PARE

ž     Conduzca con precaución.

ž     Tenga en cuenta que algunos conductores y peatones no oirán, ni verán los dispositivos de advertencia del vehículo.

ž     Prevea las condiciones de la ruta a seguir y del tráfico general.

ž     Recuerde que las calles con barro o las rutas mojadas incrementan la distancia de frenado.

ž     No sobrepase los 15 km/h cuando salga del cuartel de bomberos.

ž     Mantenga el vehículo bajo control en todo momento.

ž     No dé nada por supuesto.

 

Dicho todo esto, me pregunto:

¿LAS AUTOBOMAS SON VHICULOS DE AYUDA O ARMAS CARGADAS?

LAS REPUESTA A ESTE INTERROGASNTE SE ALOJA SOLAMTENTE EN NUESTRA CONCIENCIA.

Para finalizar, quiero transmitirles mi  mayor anhelo, y es que este texto nos haga reflexionar, analizar y recapacitar acerca de la forma en que conducimos nuestras autobombas y las formas en que entrenamos a nuestros futuros conductores, para que el día de mañana minimicemos los riegos y demos un paso más al profesionalismo de nuestra vocación.

 

 

 

Guillermo Beas

Sub Oficial Sub Alterno

Bomberos Voluntarios de Pérez, Santa Fe

Instructor de manejo del Cuerpo Activo

Guillermo Francisco Beas

Guillermo Francisco Beas Sub of. sub. alterno
Asociación de bomberos voluntarios de la ciudad de Perez / Santa Fe en Argentina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s