HUY, MARTÍNEZ! NOS SALVAMOS! / Articulo Destacado de La Hermandad de Bomberos

Publicado por Oscar Eduardo Reyes:

El bombero Carlos Pulgarín y el cabo Sergio Iván Martínez, que estaban en el segundo piso, se tiraron hacia la calle por las ventanas. Esa decisión, aparentemente suicida, terminó por salvarles la vida. Martínez, a quien sus compañeros llamaban Pajaritoi, estaba recostado en el dormitorio, ubicado en el segundo piso, porque usualmente la llevaban el almuerzo después de la 1:30 p.m. Desde su cama escuchaba las risas de los efectivos que se hacían bromas mientras almorzaban. Un par de minutos antes habían salido de la estación el cabo Aroca y el sargento Castro, en un servicio de ambulancia. De pronto, sintió que la cama se le levantó y lo tiró hacia el lado del parque El Bosque. Mientras iba en el aire se puso como objetivo alcanzar la ventana. Esa era una de las estrategias que se había trazado después de las muchas conversaciones que él y sus compañeros habían tenido sobre la posibilidad de que el cuartel se derrumbara. Cuando cayó al suelo y lo sintió tambalear, alcanzó a abrir la ventana.

Huy, Martínez! Nos salvamos, nos salvamos! , fue lo primero que escuchó segundos después en boca de uno de sus compañeros, al que ayudó a salir de la parte superficial de los escombros. Martínez estaba descalzo, porque se había quitado las botas para recostarse. Buscó el almacén de la estación, que había quedado por encima de las ruinas. Se encontró con un reguero de botas y comenzó a medírselas, pero ninguna era de su talla. Andaba en esa tarea cuando salió otro compañero de entre las ruinas, y se puso a llorar apenas lo vio. A pie limpio se dirigió hacia el sector donde él suponía que podía haber otros bomberos atrapados, pero un enjambre de abejas, aturdidas porque el sismo había destrozado su panal, lo atacó. Decidió dar la vuelta a la estación por otro lado y encontró vivo al bombero Pava. Mientras se abrazaban y se alegraban de estar bien, Pava le preguntó por los demás.

Sólo quedamos tres fue la respuesta de Martínez, porque no había visto a nadie más. En ese momento llegó corriendo Pulgarín, el otro bombero que había saltado por la ventana. Venía cojeando y sangrando.

Mi cabo qué vamos a hacer? le preguntó desesperado a Martínez, antes de ponerse verde y desvanecerse. Martínez lo acostó en la acera de enfrente y le dijo que él ya no podía hacer nada y que lo mejor era que se quedara quieto y dejara trabajar a los demás. Después fueron a la casa de Pava, a media cuadra, para buscar unas botas talla 41. Mientras Martínez se las ponía, Pava se derrumbó y empezó a llorar. Sólo la imperiosa labor de sacar vivos a sus compañeros logró que se sobrepusiera. Al final, de las ruinas fueron rescatados con vida siete bomberos. Al mediodía del martes sacaron al último de los efectivos muertos, José Benjamín Guerrero. Durante la noche y la madrugada habían recuperado los cadáveres de los tenientes Jesús Gómez Agudelo y Edison Gámez Callejas, y de los bomberos Jairo Hernández y Fabio Hoyos. A uno de ellos la muerte lo sorprendió en el gesto de cerrar una de las cremalleras diagonales que el uniforme amarillo tiene a la altura del pecho. Otro cadáver tenía los brazos al frente de la cara, protegiéndose de la escalera de concreto que se le vino encima. Con ellos, murieron Rosemary Gallego, la aseadora de la estación; Edith, la mujer de Amaya, y un niño que nunca pudo ser identificado y que tuvo que ser enterrado como N.N. porque no le apareció ningún doliente. Algunos creen que podía estarle llevando el almuerzo a algún bombero y otros que se trataba de un muchacho que limpiaba parabrisas de autos en las calles y que había entrado a la estación únicamente a coger un poco de agua.

(…) Durante los tres primeros días de la emergencia, contaron después los bomberos, no hubo comida para ellos, salvo un pedazo de pan con algún trozo de salchicha y un vaso de gaseosa que les dio el martes la coordinadora de los Boy Scouts al ver que no habían ingerido nada. Cuando uno de ellos fue en una moto a la Defensa Civil, sede de la alcaldía, a hacer una diligencia, se retorció de la ira porque el alcalde y sus funcionarios se negaron a atenderlo: estaban comiendo unas chuletas de cerdo que les habían traído en cajas de cartón.

Ciro Antonio Guiza, capitán de los bomberos y reconocido por muchos como el verdadero comandante de ese cuerpo de socorro, llegó unos minutos después. El temblor lo sorprendió cuando redactaba un informe daba parte a la alcaldía de una extraña explosión que se había sentido a unas cuadras del centro de Armenia el sábado a las siete y media de la mañana. Un mes atrás, Guiza había soñado que le ordenaba a Fernando Salazar, el jefe de mantenimiento de la estación, que fuera al sector de la carrera 19 entre calles 21 y 22 para que ayudara al rescate de unas personas. Mientras daba órdenes, en el sueño, Guiza levantó la cabeza y vio la ciudad destruida. Fue la misma imagen que vio en la vida real ese 25 de enero. Y no fue el único que tuvo sueños premonitorios. Dos meses atrás, Pajaritoi, a quien después del salto desde la ventana del dormitorio los compañeros llaman El Cóndor , se soñó rescatando los cadáveres de sus compañeros. Duró esos dos meses contándoselo a los demás. Después de ese lunes ya nadie le volvió a preguntar por sus sueños. Tampoco quieren dejar dormir a Guiza; temen que vuelva a soñar una desgracia, porque no era la primera vez que se adelantaba a la realidad. Siempre que el capitán se sueña nadando, justo quince días después tiene que participar en un rescate subacuático.

Tres meses antes de la tragedia de Armero, en 1985, soñó que el alto de La Línea se había derrumbado, llevándose por delante un pueblo que no pudo identificar. Era tan conocida su capacidad premonitoria que un año después de aquel desastre hicieron un espectáculo público en el que un mentalista, a través de la hipnosis, intentó descubrir el secreto de sus predicciones. Sin embargo, ni siquiera logró hacerlo dormir. Ahora trato de no hacerle caso a los sueños y ya no me gusta soñar , diría Guiza unas semanas después.

La estación de bomberos, de tres plantas, había sido construida en 1963, y según un estudio de la Universidad del Quindío su estructura estaba en una situación tan crítica que no cumplía ninguna norma de sismorresistencia, por lo que un temblor de más de siete grados la pondría en serio riesgo de colapsar. No fueron necesarios los siete puntos en la escala de Richter, con sólo seis fue suficiente. Además de ese estudio, los bomberos habían consultado con otros ingenieros y con un tecnólogo en obras civiles, y la conclusión era la misma: la estación se caería con el primer temblor fuerte. Antes de esos estudios, la orden prioritaria, en caso de sismo, era salvar las catorce máquinas. Después, la orden cambió: en caso de un temblor, debían correr lo más rápido para salir de la estación y salvar sus propias vidas.

Basados en esos estudios, los bomberos le pidieron a la alcaldía, a través de una carta, que les ayudara a construir una nueva sede. La única respuesta que nos dieron fue el recibido, pero soluciones, no nos dieron ninguna, diría después Guiza. El disquete donde tenían copia de esa petición también terminó sepultado entre las ruinas de la edificación que pretendían salvar.

(…) En Circasia, la única máquina para extinguir fuegos era de 1954, la ambulancia era un campero adaptado igual que en Filandia y la camioneta la alquilaban a los carniceros de la región para el transporte de carne en canal, con lo que se paliaba un poco la falta de presupuesto. Para mejorar sus ingresos, los bomberos de Barcelona, Buenavista, Circasia, Córdoba, Filandia, Génova, La Tebaida, Montenegro, Pijao y Quimbaya, prestaban el servicio de parqueo a particulares. Incluso en este último municipio los bomberos llegaron a un acuerdo para que el que hiciera el último turno de guardia recibiera el producido del parqueo. En Calarcá, varios de los bomberos voluntarios sobrepasa n los cincuenta años, y las dos escaleras de que se dispone para atender incendios alcanzan sólo a un tercer piso, cuando el edificio más alto tiene doce. Por eso asombra la persistencia de los bomberos de Armenia en su vocación de servicio. Ahora tendrán que cumplir su labor con lo poco que les quedó: la ambulancia, una sillas maltrechas y los registros de la estación, viejos libros grandes de tapas rojas y lomo negro, que quizás terminen por registrar, junto al día y hora de la catástrofe de Armenia, los nombres de los cinco agentes que murieron sin ni siquiera haber podido salir de la estación a cumplir con su labor…

Publicación

eltiempo.com

Sección

Información general

Fecha de publicación

11 de abril de 1999

Autor

NULLVALUE

Oscar Eduardo Reyes

  • Hombre
  • Armenia, Quindio
  • Colombia

Yo vivo en (Provincia/ Estado)
Armenia, Quindio
Años de Servicio
12
Actual Cuartel/Estación en el que cumple servicio/sitio Web
Cuerpo Oficial de Bomberos de Armenia Quindio, http://www.facebook.com/home.php#!/group.php?gid=44954317889
Jerarquía/Rol
Bombero
Especialidades/Cursos/Cargos anteriores/Cuéntanos algo de ti
Bombero 1, Ataque ofensivo de incendios con liquidos combustibles inflamables y gas propano, Conductor/Operador de vehiculos contra incendio, Comunicaciones, Matpel, Logistica en operaciones, Resistencia de materiales, Equipos de respiracion autonoma (ERA-SCBA).)

Pagina Personal: http://hermandadebomberos.ning.com/profile/OscarEduardoReyes

Referencia Historica:

Tragedia de Armero

De Wikipedia, la enciclopedia libre

La Tragedia de Armero fue un desastre natural producto de la erupción del volcán Nevado del Ruiz el 13 de noviembre de 1985 en el departamento del Tolima, Colombia. Tras sesenta y nueve años de inactividad, la erupción tomó por sorpresa a los poblados cercanos, a pesar de que el Gobierno había recibido advertencias por parte de múltiples organismos vulcanológicos desde la aparición de los primeros indicios de actividad volcánica en septiembre de 1985.[1]

Los flujos piroclásticos emitidos por el cráter del volcán fundieron cerca del 10% del glaciar de la montaña, enviando cuatro lahares —flujos de lodo, tierra y escombros productos de la actividad volcánica— que descendieron por las laderas del Nevado a 60 km/h. Los lahares aumentaron su velocidad en los barrancos y se encaminaron hacia los seis ríos más grandes en la base del volcán. El pueblo de Armero, ubicado a poco menos de 50 km del volcán, fue golpeado por dichos lahares, muriendo más de 20 000 de sus 29 000 habitantes.[2] Las víctimas en otros pueblos, particularmente en la localidad de Chinchiná, aumentaron la cifra de muertos a 23 000. Alrededor del mundo se publicaron tomas de vídeo y fotografías de Omayra Sánchez, una adolescente víctima de la tragedia, que estuvo atrapada durante tres días hasta que finalmente falleció. Otras fotografías del impacto del desastre llamaron la atención de la opinión pública e iniciaron una controversia sobre el grado de responsabilidad del Gobierno colombiano en la catástrofe.

Los esfuerzos de rescate fueron obstaculizados por el lodo, que hacía casi imposible el moverse sin quedar atrapado. Para el momento en el que los rescatistas alcanzaron Armero, doce horas después de la erupción, muchas de las víctimas con heridas graves habían ya muerto. Los trabajadores de rescate quedaron horrorizados tras observar el panorama de desolación dejado tras la erupción, con árboles caídos, restos humanos irreconocibles y escombros de edificaciones.

Esta fue la segunda erupción volcánica más mortífera del siglo XX, superada sólo por la erupción del Monte Pelado en 1902, y el cuarto evento volcánico más mortífero desde el año 1500. El evento fue una catástrofe previsible, exacerbada por el desconocimiento de la violenta historia del volcán, pues geólogos y otros expertos habían advertido a las autoridades y a los medios de comunicación sobre el peligro durante las semanas y días previos a la tragedia. Se prepararon mapas de riesgo para las inmediaciones pero fueron escasamente difundidos. El día de la erupción se llevaron a cabo varios intentos de evacuación, pero debido a una tormenta las comunicaciones se vieron restringidas. Muchas de las víctimas se mantuvieron en sus hogares, tal como les habían ordenado, creyendo que la erupción ya había terminado. El ruido de la tormenta pudo haber impedido que muchos escucharan el sonido proveniente del Ruiz.

Un pensamiento en “HUY, MARTÍNEZ! NOS SALVAMOS! / Articulo Destacado de La Hermandad de Bomberos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s