el desgaste emocional de los sanitarios


Anibal Bareiro

Cuatro de cada diez médicos y enfermeras españoles sufren elevados niveles de cansancio anímico

GERARD BAGUÉ – Girona
EL PAÍS – 07-03-2006

El cansancio emocional de los trabajadores sanitarios está nueve puntos por encima de la media. Éste es el resultado más llamativo del mayor estudio realizado en España sobre el síndrome del desgaste profesional, en el que han sido encuestados 1.095 trabajadores de cinco hospitales de la provincia de Girona. Un 41,6% de los trabajadores sanitarios -principalmente médicos y enfermeras- presentaron un alto nivel de cansancio emocional, mientras que la media de otros colectivos profesionales de referencia se sitúa en torno al 33%. El cansancio emocional no repercute necesariamente sobre el usuario de la sanidad, aunque puede considerarse como el inicio del síndrome del desgaste profesional y puede derivar en otros dos componentes del burnout: la despersonalización y la baja realización personal.

El estudio, titulado El desgaste profesional en el personal sanitario y su relación con los factores personales y ambientales, ha sido dirigido por Armand Grau, Rosa Suñer y María M. García y publicado en Gaceta Sanitaria. Los autores proponen que se instauren medidas que eviten que los profesionales sanitarios puedan verse inmersos en el futuro en estadios más graves del síndrome del desgaste profesional. Además, advierten de que hay que formar a los trabajadores en técnicas de autocontrol y gestión del estrés para reforzar su optimismo y autoestima.

Mientras que el cansancio emocional limita la capacidad de iniciativa del trabajador, la despersonalización lleva aparejadas actitudes frías, déspotas o cínicas hacia los compañeros de trabajo o los usuarios de la sanidad. Este efecto todavía no se observa entre los sanitarios. El estudio ha detectado que la despersonalización es 10 puntos menor entre los trabajadores sanitarios que en otros colectivos. Eso significa que los profesionales sanitarios son conscientes de que tratan con personas en situación de dolor y no se deshumanizan. El tercero de los componentes del síndrome de desgaste profesional, la baja realización personal, se sitúa cinco puntos por debajo de la media que se ha tomado como referencia.

Rosa Suñer, antropóloga y enfermera del hospital Josep Trueta, advierte de que el personal sanitario es el que sufre los mayores índices de desgaste profesional. “A los médicos les ha costado mucho esfuerzo llegar al puesto que ostentan y a menudo no se sienten reconocidos ni recompensados”, asegura el doctor Armand Grau, del hospital de Figueres.

La necesidad de prestigiar la sanidad y fomentar un mayor reconocimiento social de sus profesionales son una demanda constante de estos colectivos. “Una sociedad inteligente cuida a sus cuidadores”, advierte Grau. Algunas de las encuestas denotaban situaciones graves, con profesionales sanitarios que tomaban ansiolíticos o antidepresivos, aunque a menudo resulta complejo discernir si las causas que originan estas situaciones tienen únicamente un origen laboral. Curiosamente, los más jóvenes son los más afectados por el desgaste. Los autores consideran que seguramente los más quemados ya han abandonado su puesto de trabajo. “Hemos pasado de un tiempo en que el médico era un Dios a otro en que abundan las exigencias y se dan a menudo casos de maltrato verbal e incluso físico”, explica Suñer. Los autores del estudio constatan una apremiante necesidad de incentivar al personal sanitario, una tendencia que se está imponiendo en los principales hospitales de todo el mundo.

Armand Grau no cree que este síndrome se haya incrementado en los últimos años, pero sí que existe una mayor sensibilidad y una mayor preocupación de las empresas por la salud laboral de sus trabajadores. “Parece que ahora tienen más claro que si un trabajador se encuentra bien será más productivo”, indica Grau.

El síndrome de desgaste profesional fue introducido por Freudenberguer en la década de 1960 y desarrollado en la de 1980 con un instrumento de valoración denominado Maslach Burnout Inventory, que mide las tres dimensiones comentadas anteriormente. Algunos de los síntomas del síndrome se asocian con psicopatologías como la depresión, la ansiedad o los trastornos adaptativos

Luque
Paraguay
Especialidades/Cursos
Psicologia de la Emergencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s